Comer da felicidad

“Comer nos da la felicidad. Tanto que si nos faltan ciertas vitaminas nos ponemos más tristes, cansados o de mal humor”.

Lo decimos nosotros y lo confirma la ciencia. ¿Engordaremos? Depende. El truco está en el equilibrio.

Los alimentos ricos en azúcares provocan alteraciones en los niveles de glucosa en sangre, lo que provoca cansancio y a la vez más ganas de comer azúcares. Por su parte, aquellos alimentos de difícil digestión también son malos, como por ejemplo las carnes rojas. Estas permanecen mucho en el intestino y generan muchas toxinas, y por tanto dolor de cabeza.

Sin embargo, los hidratos de carbono, lo primero que solemos eliminar de nuestra dieta cuando queremos adelgazar no son tan malos como pensamos. Son el principal origen de glucosa en sangre, un combustible básico para el organismo. Eso sí, hay que ir disminuyendo la cantidad desde el desayuno hasta la cena.

Para el mediodía son ideales los alimentos fríos acompañados por elementos de cada grupo: proteínas e hidratos de carbono con algo de grasa (frutos secos, por ejemplo). Jugar con los colores en la comida llena de optimismo.

La vitamina B12 es vital para alcanzar la lucidez; los nervios y la memoria dependen de ella. ¿Y para la tristeza? Los alimentos ricos en triptofano (leches, huevos, frutos secos) son claves para el humor y el estado mental.

Para la cena reserva vegetales, caldos, frutas, ensaladas… Son alimentos ricos en fibra y bajos en grasa.